Arxiu de: El presente del mañana

Veinte y cuatro.

Si quisiera definir un fin de semana impresionante e inolvidable en tan solo veinte palabras, usaría unicamente tu nombre: iris. Veinte y cuatro.

Serás pasión.

Justo después de que se cerrasen las puertas y mi vista se recuperase de la ceguera momentanea de la luz que provenía del exterior, pude verla entrando majestuosamente eclipsandome. Llevaba un vestido corto, con vuelo por delante, todo de un color espléndido. Un pequeño bolso en su mano izquierda, y...

Y más.

Póngame veinticinco kilos de corazones trinchaditos, cómo para carne picada. Y más.

"Vacaciones"

Si no me entiendes es porqué no quieres hacerlo, creo que todo está muy claro. Si muchas veces te has sentido sola es porqué no me has dejado hacerte compañia, porque nadie ni nada me quita una noche contigo. Si de verdad te canso y no me soportas… mátame, porque...

Mil ochocientos de aquí.

Quisierma irme contigo hasta allí ocho veces pasado el horizonte, a unos mil ochocientos kilómetros de aquí, dónde nadie haya nos pueda impedir ser feliz juntos. Porque sí, porque quiero estar contigo y con nadie más. No hay más mujeres en este mundo fuera de mi familia que no seas...

Fuego, tambores, liras y…

Si quieres que deje de hacerlo porque no lo soportas, dímelo. Sabes que lo haría… Olvidemos el resto del planeta y vayamos dónde sólo quede fuego, tambores, liras y… pasión. Fuego, tambores, liras y…

Tres deseos.

Si tres deseos me concediera un genio salido de una lámpara, dorada y antigua, tengo muy claro lo que pediría. El primer deseo sería que el siguiente se cumpliese con total seguridad mientras que el tercero sería que el anterior no fallase por ninguna de la circunstancias… El segundo serías...

A mi vera.

Me gustaría que cada noche me despertases con tus pies frios o abrazandome por detrás por sorpresa, eso significaría que cada noche estarías a mi merced, a mi vera… O que te enfadaras conmigo porque quieres que te de tu cojín, que con él sólo duermes tú y nadie más....

Cojines goteados.

Sería un cojín si fuera un objeto de su casa,ese que tanto quiere y que todo el día abraza. Sería una gota si fuera un fenomeno meteorologico,esa que tanto le hace feliz o almenos un poquito. Cojines goteados.

Sin luz a tí.

Si tu eres mi destino, cerraré los ojos y sin luz llegaré a ti por cualquier camino. Sin luz a tí.

Algo.

Hoy… celos. Tus sábanas, tu peluche, tus hermanos, tu ropa… Cuándo sientes celos por todos y cada de estos objetos es que estás locamente enamorado de esa persona. Cuándo quisieras ser uno de sus cojines, o todos a la vez; su diccionario el cuál usa cada día y le tiene...

Saturación de nacimientos.

Si muchos días no me nace escribir y acabo haciendolo por obligación o no dejar un día en blanco es porque el amor que siento por ti satura cada uno de mis poros creativos. Saturación de nacimientos.

Capicúa.

Es lo mismo un número que empieza de cierta manera y a partir de la mitad se repite exactamente en el mismo orden que desde la mitad hasta el principio que… Desde el amor que siento por ti y desde la mitad de este (si es posible de encontrarle mitad...

Cienes.

Si contara las veces que os he pronunciado esas dos palabras, he confíado en vosotras y me he divertido, saldría el resultado de multiplicar el título de esta entrada por Cienes y sumarle uno o dos más. Si dibujaras una linea recta entre tú y yo, entre ella y yo...

Sí, soy yo.

Vueltas y vueltas para llegar a… – ¿A mí? – me pregunté mentalmente. …a la pura felicidad, al puro placer. – Sí, a mí – me dije mentalmente. Sí, soy yo.