Arxiu de: Con los ojos abiertos

Valentina, la puta

La llamaban puta desde pequeña. En la mirada de su propia madre ya estaba escrita la palabra. Valentina, al fin y al cabo, nació de la violación del chulo de la Pepi, una sevillana que desde bien jovencita supo ganarse la vida en las Ramblas de Barcelona. A la Pepi...

Murieron en el Mediterráneo

Cada día era de noche. Abría los ojos y solo tenía delante oscuridad. Una vieja furgoneta la esperaba en la puerta de casa con el motor encendido. Solo tenía diez minutos, sus diez minutos diarios que malgastaba, pensaba ella, en desperezarse. Subía a la parte trasera, donde el resto esperaban...

Paula y las cicatrices

Dibujo extraído de Google ImágenesPaula apenas tenía veinte años y dos cicatrices en el corazón. En su cara se dibujaban pecas y dos hoyuelos cuando reía. Su trenza, larga y pelirroja, le daba un aire de niña pija y buena, como si viniera de una familia de bien, aunque eso...

Reflejos de vidas

También somos aquello que nunca fuimos, aquello que soñamos ser, y no es malo que así sea, que recojamos parte de los reflejos que imaginamos. Eduardo Galeano decía: "La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más...

Balance de 366 días

El año llega a su fin, y siempre que un año acaba tenemos una especie de necesidad de recapitular. Miramos atrás y hacemos balance. ¡Qué año este 2016! Sin lugar a dudas, ha sido el año en el que he crecido, en el que me he demostrado que soy más...

El peso de las manos

Aquí las tienes. Son pequeñas y frías. Parece que apenas puedan sujetar nada, pero me han ayudado a levantarme cada vez que me he caído al suelo, que no ha sido en pocas ocasiones. Son tuyas, no son gran cosa, pero es lo que puedo ofrecerte. Estas manos manchadas de...

A desempolvar los belenes

Hace años que dejó de gustarme la Navidad. Significaba nostalgia; echar de menos; celebrar algo en lo que no creo; comer hasta aborrecer la comida -mi madre jamás ha entendido que solo somos tres en casa y no trescientos-; durante semanas, alimentarse a base de sobras; romperse la cabeza comprando...

La culpa fue del cha-cha-cha

Mañana se cumplirá una semana de la muerte de Rita Barberá, exalcaldesa de Valencia y una de las fundadoras del Partido Popular. Tras conocerse la noticia, varios dirigentes de dicho partido señalaron a la opinión pública -los tuiters, según Celia Villalobos- y, sobre todo, a los periodistas que investigaron e...

Viajar

Plaza Mayor, MadridPatio de la Armería, MadridBasílica del Pilar, ZaragozaPalacio de la Aljafería, ZaragozaCuando vuelves de un viaje, al llegar a casa, notas que algo de ti ha cambiado. Has andado por calles desconocidas, te has dejado llevar por otras costumbres, el acento te ha cambiado un poco y en...

Lo que te hace grande

Lo que te hace grande es precisamente lo que ni tú mismo sabes que tienes, ni siquiera lo puedes ver. Tus enemigos intentarán tumbarte acrecentando tus defectos, creando a tu alrededor sombras, convirtiendo lo bueno que vivieron contigo en lo malo. Es su forma de llevar la pérdida, tu pérdida,...

Cicatrices

Normalmente, despedía con alegría a los pacientes. La mayoría se iban con moratones en los brazos o con cicatrices: unos sobre el apéndice, otros en medio del pecho, otras bajo el vientre y se iban con un bebé en brazos, algunos detrás de las orejas, muchos sobre las rodillas y...

Esqueletos

Al final, acabas llegando al esqueleto. Por el camino, fuiste despojándole de capas: la piel, la grasa, los músculos, los órganos, etc. Solo queda esqueleto. Llegar hasta ahí no fue fácil porque sabías lo que te esperaba. Sabías que todas esas capas ocultaban lo importante. Sin embargo, me gusta pensar...

Pies fríos

El otoño empieza a ponernos capas. Nos ocultamos de nuevo entre ropas y caretas. Es entonces cuando nos es más fácil ver a fantasmas del pasado pasear por las calles entre pañuelos y sombreros. Vuelven a mirarnos y alguno consigue llegarnos al alma. Nos estremecemos, volvemos a recordar aquellos cafés,...

Rutina

A veces, nos empeñamos en huir de la rutina, pero créeme, no hay nada mejor que recrearse en ella cuando, como una cachorra, me hago un ovillo a tu lado en el sofá. Entonces, empieza la vida.

85 años y un día

Hace 85 años y un día las mujeres conseguíamos nuestro derecho al voto. Nos acusaban de ser intelectualmente inferiores, pero no ha cambiado demasiado la percepción que entonces se tenía de la mujer a la que hoy se tiene. Pocos son los que se atreven a decir algo por el...